lunes, 10 de diciembre de 2018

Carrera : CX Navalafuente

Carrera : CX Navalafuente
Lugar : Navalafuente (Madrid)
Fecha : 9 de Diciembre de de 2018

Hasta aqui hemos llegado en 2018.

Ayer domingo 9 de Diciembre en la localidad madrileña de la Sierra de Guadarrama Navalafuente, acogía la décima prueba de la Copa de Madrid de Ciclocrós 2018-2019, y que celebraba la 4a edición en esta localidad después de su traslado desde Daganzo hace ya 5 años.

Prueba que he corrido las 4 ediciones y he visto la evolución del circuito en estos 4 años. Hemos pasado de tener un circuito muy corto en una campa con multitud de curvas de 180 grados en apenas una pequeña finca a tener un circuito largo, con alguna zona muy técnica, otras zonas de ir con cuidado, otras zonas de echarle pelotas y otras zonas de tener gas. Se podría decir que un circuito completo y duro. Para mi gusto, sin ser de los mejores este año pero muy buen apañado por Araque y compañía.

Ni que decir tiene, que siguiendo la tónica habitual en mí, me presente allí con el tiempo suficiente como para finiquitar la inscripción y luego darme unas vueltas por el circuito, concretamente 3 y darme cuenta que el "repecho del fondo" de unos 250 metros, iba a sufrir lo mío, porque ya en el calentamiento y sin apretar, directamente el corazón se me disparaba a las 160 de pulso, y eso era mal augurio. Si a eso le sumamos, que en la campa final antes de meta, en una de las vueltas de reconocimiento, en una vuelta me di un buen piñazo, pues ya teníamos los ingredientes necesarios para tener la sensación de que hoy no iba a ser mi día (la verdad, que como toda la temporada de cx, para que nos vamos a engañar). Y además, el cambio de la caída se descentro algo con lo que los 2 piñones más grandes no los podía poner, porque la cadena me la escupía por arriba y se me encajaba con los radios bloqueando la rueda. Coctel explosivo.



Así que mi idea era tratar de hacerlo como en Coslada, donde no me doblaron y vi algo de "brotes verdes", pero iba a ser difícil, el circuito era rápido y duros, y cuando supe que tendríamos que dar 6 vueltas, me temía que en la 5a podría estar en el alambre.

Además, la salida en cuesta abajo, con la curva y contracurva del polideportivo, con las escaleras del colegio y el cambio de campa/asfalto en apenas 200 metros, invitaba a pensarse muy mucho el jugársela de salida, así que cuando se dio el pitido de salida, como que me lo tome con calma, más que nada por que íbamos a acabar todos apelotonados en el mismo sitio y no me juego nada. Por lo que pasado ese tramo el último, decidí ponerme a mi ritmo sin ahogarme, sin agobiarme y no me fue mal la verdad, ya que en la primera vuelta pase a 7 corredores.



Las sensaciones era magnificas, y de hecho al pasar por meta, el speaker German Rodríguez canto mi nombre incluso diciendo que se notaba que iba mucho mejor que en carreras anteriores, de hecho tenia a golpe de pedal a un grupito de unos 6-7 corredores.

Ya en la segunda vuelta, la primera parte no la hice mal, abrí un pequeño hueco con los que venían detrás de mí y me daba esperanzas de pensar que había roto con los de atrás y podría intentar ir más para adelante.



Pero me di de bruces con la realidad, comencé la subida y ya desde abajo iba súper atrancado por los problemas mecánicos que tenía con el piñón, esto hizo que el corazón se me saliera directamente por la boca, ya que me fui a las 175 de pulso y además toda la ventaja que sacaba a los de atrás, se esfumara, me pasaran y me dejaran para el arrastre.

Luego bajando, como que visto lo visto, no era plan de jugársela, por lo que mi idea de inicial de ir para adelante, se iba directamente a la mierda. A partir de ese momento, deje de competir. Es triste reconocerlo, pero así fue, me rendí, mi cuerpo y mi cabeza dijeron que hasta aquí hemos llegado.



Termine la segunda vuelta tocado, y la tercera simplemente no iba. Me atascaba en todos los repechos, entraba pasado en todas las curvas, iba simplemente cruzado y de repente, me pasan 2 juveniles que venían como cohetes. Y justo de nuevo en la subida, en la que se convertía en un auténtico vía crucis, otro juvenil más.  Pude completar esta vuelta, pero ya justo al empezar la cuarta, me doblaba Iván Martínez de Salchi que iba como un cohete.

Poco después Rebollo, y luego otro, y otro y otro..............levante el pie descaradamente, me deje ir, y cuando pase por meta (me tocaba hacer la quinta vuelta), me baje. Abandone. Lo deje. Me rendí.



Hasta aquí hemos llegado este año en el ciclocrós, a falta de una prueba para terminar la Copa y hacer pleno. Mira que me gusta el ciclocrós, pero cuando no salen las cosas, el cuerpo no te responde, y además, intentas pasarlo bien pero por unas cosas u otras esto tampoco pasa, es momento de parar, resetearte y olvidarte de esto una temporada.

Y ahora toca pensar en la carretera, donde seguramente competiré poco en carretera master, pero tengo el objetivo de ir a unas cuantas marchas duras, bonitas y largas, y eso si me motiva.

De momento en Abril empezamos con la de Ocaña, en Mayo con la Iñigo Cuesta, en Junio con la Irati Xtrem (ya estoy apuntado) , en julio la Pyrenne o alguna similar y en Agosto La Purito (vamos a por el 4o intento). Y entre medias, lo que surja.

En fin, nos vemos en 2019. Aprovecho para desearos Felices Fiestas, Feliz Navidad y Feliz Año 2019.


Hasta la próxima.

lunes, 3 de diciembre de 2018

Carrera : Ciclocross de Coslada

Carrera : CX Coslada
Lugar : Coslada (Madrid)
Fecha : 2 de Diciembre de de 2018

¿Hay brotes verdes?.

Este pasado domingo se celebró la decana de las carreras de Madrid en Coslada, ya que son 15 ediciones las que contemplan a esta carrera, y por mi parte, ya son 9 veces de las ultimas 11 las que he participado y sus diferentes ubicaciones, con la de este año (y la del año pasado) ya son 5 ubicaciones diferentes las de esta carrera, y tengo que reconocer, que la de este año, para mí la mejor de todas.

La ubicación del circuito era donde el año pasado y el año pasado fue un circuito cuando menos, al menos para mí, con demasiadas curvas, pero el de este año, la verdad es que ha mejorada una barbaridad lo que está siendo una tónica en casi toca la Copa de Madrid, lo que se agradece por parte de todos los corredores.

El circuito en sí, al menos para mí, tenía le técnica justa, cierto que había un tramo cerca del final un poco revirado, pero el resto del circuito, las curvas eran anchas y no demasiado cerradas. Para mí lo más duro, el repechaco de salida, que en un 99% lo teníamos que subir a pata y con la bici al hombro. Y digo el 99% por que llegue a ver a un par de corredores, subírselo en bici del tirón, y para eso hay que tenerlos muy grandes.

Lo que sí que no cambia con el paso de los años, es el frio que hace allí, por que mira que yo aguanto bien el frio, pero es que allí, se te mete en el cuerpo y me deja helado toda la mañana.

Como es habitual en mí, llegue con el tiempo suficiente para finiquitar la inscripción con tiempo y luego poder dar unas vueltas de reconocimiento al circuito, donde ya pude comprobar lo que he mencionado antes, una mejora con respecto al año pasado tremenda, quedando un magnifico circuito, desde aquí mi enhorabuena a Iván Martínez y todo el Salchi por el circuito que se marcaron.

Como decía, al llegar pronto, pude dar 3 vueltas completas al circuito, para entre otras cosas ver donde iba a perder tiempo, ver donde podía perder menos tiempo y ver donde iba a perder más tiempo seguro. Y es que había un par de tramos de bajada, de apenas 10 metros, que los arboles del fondo, digamos que si no hilabas fino los podías llegar a ver muy cerca. Mientras que el resto del circuito era de abrir gas.



Después de esas 3 vueltas de reconocimiento, tocaba hacer tiempo hasta que nos tocara a los Master 40, y del frio que hacía, directamente me fui a la furgo, puse la calefacción y ahí me quede calentito, mientras veía a algunos hacer rodillo o dar vueltas por allí, yo como comentaba, prefería otro calentamiento con la calefacción de la furgo, un buen plátano y un bidón de isotónico.

Y ahí me quede hasta 10 minutos antes de salir, donde ya de corto (y muerto de frio) ya rondábamos la línea de salida, y como es habitual, nombran a los 30 primeros y luego todos los demás, lo que en los últimos 20, es una lucha de andar listo para pillar buen sitio, cosa que la verdad no es que lo vea de mucha utilidad, pero al menos, lo intentas.

Se dio el pistoletazo de salida, después de estar con Javier García charlando en la parrilla, al menos, los nervios te los quitas. Y salimos todos a pijo suelto, en la larguiiiiiiisima recta de salida, antes de la chicane del repechon. Ahí donde llegue el último, en buena parte por que los pedales me están dando la lata y cuando aprieto algo se me sale las calas (esta semana les doy puerta a estos pedales). El caso que llegue el ultimo, pero mismo da, porque allí acabamos todos apelotonados, con todos bajando de la bici, cargando la bici a cuestas y hale, a correr, buscar el hueco, empujando, cerrando el paso, trastabillándote, resbalándote con el barro...............en fin de todo.



Empecé el ultimo y llegue arriba habiendo pasado a unos cuantos, pero lo duro venia después, ya que llegas arriba con el corazón a mil por hora, y luego hay que aguantar el tirón con el corazón a esa velocidad y eso es lo complicado.

Después de eso, la cosa se estira, y voy de los últimos, pero decido tener la cabeza fría y me digo que tengo que ir de menos a más. Y así lo hice, y ya a mitad de vuelta he recuperado el aliento y empiezo a carburar, comienzo a fijarme objetivos, ir de uno en uno, y empiezo a adelantar a unos pocos, me encuentro bien y cuando me toca bajarme me bajo y pateo, para luego volver a darle caña.

La cosa no va mal, y termino la primera vuelta decentemente. En esos momentos nos cantan que damos cuatro vueltas al circuito, con lo que si sigo con la misma tónica que las carreras anteriores, en la tercera los primeros ya me están bufando en el cogote y me doblan, pero hoy me encuentro mejor y voy a intentar que no sea así.

Ya en la segunda vuelta, sigo con la misma tónica, voy de menos a más, ya que me tire más de media vuelta a unos 4-5 segundos de un grupito de 4 corredores y me puse el ritmo de ir poco a poco a por ellos, y finalmente les acabe alcanzando y gracias a un par de fallos de técnica en alguna curva, consigo adelantarles y sigo con mi ritmo, aunque de ese grupo se pega a mi rueda Mundi Espadas, que luego después del repecho de la tercera vuelta, me vuelve a pasar y ya no pude seguirle, ya que al comienzo de la tercera vuelta comenzó una pequeña crisis que pude sortear.



Ya en la tercera vuelta mi posición estaba ya bastante definida, estábamos en un margen de 10-12 segundos 3 corredores, que nos fuimos alternando las posiciones en esa vuelta, y ya finalizando esa tercera vuelta, ni rastro de los primeros, es decir, ya no me doblaban y podría terminar la carrera sin problemas.

Después la cuarta vuelta, fue ya de terminarla y listo, lo que tardara. Tenía a dos corredores detrás, con la suficiente ventaja como para pensar que sin cometer ningún error podría llegar antes que ellos, pero no contaba con que los pedales me volverían a dar guerra, ya que después de una zona de pateo, no podía encalar bien las zapatillas y cuando lo conseguía se me salían las zapatillas, y así estuve casi 2 minutos largos, y esos dos corredores que tenía detrás, me pasaron y me dejaron de rueda, así que la media vuelta que aún me quedaba, sabía que era el último, con lo que levante el pie y termine la vuelta dignamente, es decir, entrando en clasificación.



En resumen, bonito circuito, y al contrario que las 8 carreras anteriores, esta vez me sentí mucho mejor, cierto que la sensación de no tener gas sigue ahí (sangrante que un carretero como yo en los tramos rectos y lisos no pueda meter desarrollo), pero es lo que hay pero con respecto a la semana anterior algo he mejorado, no me han doblado y hay que valorarlo como tal.



Ahora a pensar en las 3 últimas de la temporada de CX: Navalafuente, El Escorial y Tarancon. Ya que la temporada de carretera se vislumbra en el horizonte y ya hay objetivos fijados, de momento dos : La Iñigo Cuesta y la Irati Xtrem, aunque hay una tercera que puede ser la bomba.


Hasta la próxima.