miércoles, 24 de agosto de 2016

Escapada Pirenaica (retomando viejas costumbres)


El pasado viernes 12 de Agosto, después de largas y duras negociaciones con la que realmente manda en mi casa y supongo que como en muchas (o casi todas en las que hay niños de por medio), conseguí escaparme un día a Pirineos. Y cuando digo un día, quiero decir horas......

La última vez que visité los Pirineos fue en el 2012, cuando estuve por la zona de Bagneres de Luchon y Ax-Lex-Thermes, aunque mi última escapada fue en el 2013, cuando pude ir a los Alpes 7 días, un viaje que tengo muchos recuerdos y muchas cuentas pendientes debido al calamitoso estado de salud en el que fui, ya que una inoportuna gastroenteritis a 1 día de salir para allá, me dejo KO toda la semana. Aunque lo disfrute, pero no como yo hubiera querido. Y sinceramente, es algo que ahora mismo veo muy pero que muy difícil de repetir. Aunque la esperanza es lo último que debe perderse, como se suele decir: Nunca dejes de creer. Mi lema para prácticamente todo.

Ya sin irme por las ramas mucho más, el viernes 12 de agosto, toco pegarse un madrugón, aunque ya con el cuerpo acostumbrado dado que llevo casi 3 meses levantándome sábados y domingos a las 5 para salir a entrenar por el carril a las 5:30 de la mañana, así que levantarse a esa hora para coger el coche y recorrerse los 360 kms que había hasta Saint-Lary-Solaun estaba chupado.

La clave eso sí, es dejarlo todo preparado la noche anterior: la bici revisada en el coche, toda la ropa en la mochila, avituallamiento, documentación, desayuno, etc……nada debe quedar a la improvisación, ya que como siempre iba con la agenda apretada.

La idea era salir de Villafranca del Campo (Teruel), donde está mi campo base en esta época del año, a las 6 de la mañana para a las 9:30 estar en mi destino. El camino a seguir era coger la autovía hasta Zaragoza, prolongando hasta Huesca y ahí girar a la derecha dirección Lleida para llegar a Barbastro. Hasta este punto, en un 95% es autovía con lo que la velocidad media de crucero era óptima. A partir de Barbastro, quedaban 90 kms hasta el Túnel de Bielsa pasando por localidades como Ainsa o Biescas (esta acaba de cumplir 20 años de un trágico suceso que conmociono a toda España), carretera en buen estado, pero con mucha curva. A las 8 de la mañana se va bien porque no hay apenas tráfico.

Una vez pasado el Túnel, toca el descenso hasta Saint-Lary-Solaun, donde los primeros 10 son tremendos, ya que el puerto hasta el Túnel de Bielsa por la parte francesa en un puertazo (lo he subido) y, además, los franceses conducen realmente mal, todos aplatanados por el medio como si el mundo no fuera con ellos.

Como decía, puntualmente a las 9:35 aparque en Guchen, justo a la desembocadura de la bajada del Hourquette d’Ancizan, el último puerto del día.

La idea era ir hasta la localidad de Beyredes (un poco más allá de Arreau), para subir el col de Beyrede, que no conocía y por lo que había leído, es el primo del Col  d’Aspin que ya conozco por sus dos vertientes. Bajar por el otro lado para acabar en la intersección del Aspin, Hourquette y Beyrede, para seguir hasta Saint-Marie de Campan, donde subiría el verdadero coloso del día: el Col du Tourmalet.

Una vez coronado, media vuelta de nuevo hasta Saint-Marie de Campan y empezar a subir el Aspin en sus primeros 5 kms, para tomar luego el desvío para subir el Hourquette d’Ancizan que también era desconocido para mí, y luego bajar a Guchen para dar por finalizada la etapa. Sobre el papel (y según Google Maps) 92 kms, luego la realidad (Garmin mediante) se impondrá con datos.

Empecé a pedalear a las 9:45, todo cuesta abajo todo hay que decirlo, con manguitos y chaleco ya que hacia fresquete (no llegaba a los 10 grados de temperatura), pero era ropa fácilmente quitable y guardable en los bolsillos del maillot (siempre me acuerdo de La Cobertoria de hace 5 años).

Destacar sobre todo la cantidad de ciclistas que había, si digo que en 30 minutos vi a cerca de 50-60 me quedo corto. A dos de ellos los cogi bajando hacia Arreau, les pasé y eso que iba a mi ritmo, tranquilo ya que estaba calentando, pero el caso es que se picaron y se pusieron a bloque a hacer relevos, así que ni entré en guerra con ellos. Rápidamente encontré el desvío al Col de Beyrede y que les vaya bonito.

La verdad es que, excepto el Tourmalet, que ya lo he subido en 4 ocasiones anteriores a esta, tanto este Beyrede como el Hourquette no tenía ni idea de su longitud ni su dureza, así que sería una sorpresa para mí, eso hizo que este primer puerto me lo tomara con mucha calma ya que era territorio comanche.

El puerto es un señor puerto, y en nada tiene que envidiar a su primo hermano el Col d’Aspin. Tiene un arranque durísimo con cerca de 1’5 kms que no baja del 10% e incluso con tramos del 14%. Después hay cerca de otro km en llano con una pequeña bajada para afrontar los últimos 8 kms, ya que en total el puerto tiene 11 kms.

Es una preciosidad de puerto, realmente me recordaba mucho a Spandalles (el primo hermano del Col du Solour), con una carretera estrecha (apenas el ancho de un coche), bosque cerrado (muchísima subida en sombra) y asfalto en buen estado (aunque no perfecto). Y sobre todo muy pero que muy tranquilo, ya que en toda la subida solo vi dos coches.


Decir, que estos 7 kms finales, son bastante llevaderos, prácticamente todo el rato en torno al 6-7%, excepto un tramo como a la mitad de cerca de 1,5 kms que del 12% no baja ni un solo momento. Una recta que se hace larga y a pleno sol, entre praderas y algunas casas de muy buen ver, lo que denota el nivel económico de la zona.

Ya al final suaviza un poco. Arriba corone con buenas sensaciones y en tiempo. Además, justo arriba me pasó uno de los dos coches que vi en toda la subida y pasó algo que jamás había visto. Daba la casualidad que arriba había un rebaño de vacas a lo largo de la carretera e incluso algunas paradas en medio, cosa que ya he visto muchas veces, pero que sin decir nada ni hacer movimientos bruscos puedes pasar por su lado que no pasa absolutamente nada.

El caso que el “listillo” del conductor que me acababa de pasar, frena justo al lado de las vacas y en vez de esperar a que se muevan poco a poco hasta a apartarse no se le ocurrió otra cosa que hacer acelerones y pitarlas, a una de ellas se le cruzaron los cables y le metió un cabezazo con los cuernos que le arranco prácticamente todo el parachoques delantero.

Y ahí estaba yo detrás y tenía que pasar por ahí, me pare y la vaca en cuestión se apartó, pase rápidamente y fue pasar, y esa vaca la tomo a golpes con otra vaca. El del coche, estaba jurando en arameo, pero él se lo había buscado.

Este coche aún daría más que hablar, ya que mientras yo me hacia la foto de rigor arriba, me paso para bajar por la otra vertiente.

Arriba, lo que hay es una explanada grande con un montón de coches de senderistas, ya que como casi todos los puertos de los pirineos, había multitud de caminos indicados para hacer rutas y a eso los franceses son muy aficionados.


Comencé el descenso del Col de Beyrede, un descenso de apenas 5 kms por una carretera igual que por el otro lado, es decir, asfalto botoso, estrecho y curveado, pero el caso es que una bici baja más rápido que un coche en este terreno, con lo que el coche que había mencionado antes, en apenas 1 kms lo había alcanzado y le podía haber pasado, si me hubiera dejado pasar, pero claro, no estaba por la labor. Viendo el percal, tomé cierta distancia de seguridad que no es plan de jugársela, que precaución, ante todo, y bien que hice, ya que en el descenso hay dos tramos sin asfaltar, en roca viva. Cerca de unos 500 metros cada tramo, que los baje a 3 por hora, esquivando las rocas y tratando de sobrevivir a este tramo.

El coche en cuestión, en cuanto vio este tramo de rocas, piso el freno en seco y ahí se quedó clavado, le pasé por la izquierda y ya no le volví a ver más.

Una vez terminado el descenso, volvía a coger a la carretera de descenso del Col d’Aspin que lleva hasta Saint-Marie-de-Campan para empezar el Tourmalet.

Hay que reconocer que esta vertiente (la de la estación de Ski de La Mongie) es más fácil que la vertiente de Luz-Saint-Sauveur. Tiene 17 kms, pero los 4 primeros son realmente fáciles ya que son al 2-3% de desnivel, para luego los últimos 11 no bajar del 8-9% en ningún momento.

Aunque lo peor de este puerto, no es el asfalto (que hasta La Mongie está perfecto), ni el desnivel, ni el calor………lo peor es el tráfico. Ya que la cantidad de coches que hay es tremendo, también es verdad, que empecé a subir el puerto casi a las 11:30, hacia un día estupendo y una temperatura magnifica.

El puerto, ya lo conocía de haberlo subido en bici una vez anterior, pero en coche al menos 2 o 3 veces más, así que desde abajo me puse un ritmo y para arriba, me encontraba fenomenal, iba a muy buen ritmo, con el maillot totalmente abierto y bebiendo regularmente.

Pasé a unos cuantos ciclistas en la ascensión y sorprendentemente, no me pasó ninguno, y es de sobra conocido, que yo Pantani no soy, más bien me acerco más a la figura de Greipel (y eso que llevo ahora la misma bici).

Coroné el puerto cerca de las 12:45 aprox, los últimos 4 kms (después de pasar la Mongie), mantienen su asfalto original botoso y típica carretera de puerto, además de muchas curvas que lo hacen muy atractivo, donde seguía con mi ritmo y de ahí hasta el final.

Arriba lo esperado, este puerto es casi un monumento nacional y es La Meca en los Pirineos para todos los ciclistas, así que arriba hay un trajín de gente considerable de toca clase, condición y pelaje. 

Lo que más me sorprendió fue ver a esa manada de llamas en la cima del puerto, yo pensaba que este animal solo estaba en Los Andes. No dejaba de ser una imagen muy curiosa.



Una vez hecha la foto de rigor y disfrutar del momento unos minutos, me abrigue bien con los manguitos y el chaleco, para tirarme para abajo, y lo reconozco: disfrute la bajada como un enano y fui deprisa, no por el hecho de ir mal de tiempo, sino todo lo contrario, iba en la programación prevista, pero me apetecía bajar disfrutando el descenso, donde no había ciclista ni coche que viera que se me resistiera a pasarle como un cometa. Es más, hasta me permití el lujo en un tramo bastante recto, hacer un “Chris Froome” (pero sin pedalear, que para eso hay que tener unos huevos del tamaño de balón de playa), alcanzando los 80 Kms/h. Un lujazo la verdad.


Una vez debajo de nuevo en Saint-Marie-de-Campan hice una parada técnica a rellenar los bidones justo en la fuente del cruce, antes de comenzar los 5 kms de comienzo del Aspin que me llevarían hasta el desvío del Hourquette d’Ancizan.


Estos 5 kms realmente muy llevaderos, con prácticamente un porcentaje del 3-4% y alguna rampa suelta de algo más, pero con el maillot abierto, habiendo comido/bebido bien, buenas sensaciones y disfrutando del entorno, se hizo una transición realmente sencilla.

Pasados estos 5 kms, el desvío hacia el Hourquete d’Ancizan estaba a la derecha, aunque se puede seguir otro km más hacia arriba y coger el desvío que hay al Lac de Payolle, ya que ambas carreteras confluyen en el mismo punto, que es donde realmente empieza el puerto y donde se empiezan a ver el típico cartel con el kilometraje que te queda y la pendiente media del kilómetro que empiezas.

Mientras tanto, desde el desvío hasta esta intersección hay casi 2 kms de explanada entre praderas, que más parece un camping que otra cosa, con multitud de familias con caravanas y tiendas de campaña, disfrutando del sol, los ríos, la comida y alguna que otra siesta.

El puerto del Hourquete d’Ancizan si tengo que definirlo de alguna manera, es que es idílico para pasar el día con la familia. Ya que hay mil sitios para tranquilamente aparcar el coche a la sombra de un árbol, buscar una pradera, echar el mantel y hacer la tarde allí. Lo recomiendo.

En cuanto al puerto en si, por esta vertiente no es gran cosa, tiene un arranque suave y luego da paso a unos 4-5 kms al 6-7% que con calma y a ritmo se pasa sin problemas. Luego a 4 kms del final, tienes un kilómetro de descenso (tal cual) para afrontar los últimos 3 kms, donde los 2 últimos son en plena pradera y donde ves todo el trazado hasta el final.



Un peligro, ya que como veas a varios ciclistas por delante, ya la has liado, te emocionas, piensas que solo te quedan 3 kms de etapa y a por ellos, y eso fue lo que me ocurrió, incluso hubo un tramo de unos 300 metros que me atreví hasta poner el plato aprovechando un pequeño tobogán que había en la carretera, y tanto que lo eche todo que acabe sprintando el ultimo kilometro y todos los ciclistas que había, simplemente les rebase todo trapo.


Una vez arriba, toco la foto de rigor y bajar por la otra vertiente, ya que justo abajo era donde tenía aparcado el coche. Y tengo que decir, que la otra vertiente del puerto es tremenda, una preciosidad tanto por el trazado, el entorno y la dureza de la subida.

Baste como anécdota, que al kilómetro de empezar a descender tuve que parar a quitarme las gafas de sol, ya que de tanta sobra que había apenas podía distinguir el trazado de la carretera, una vez hecho eso, pude continuar con mi descenso con total normalidad.

Después de un descenso precioso y algo técnico, llegue al coche a la hora prevista, incluso con algo de adelanto, que me permitió tomarme el retorno a casa con más calma. Ya en el coche, me estaba esperando un fabuloso bocadillo de tortilla de casi media barra de pan, que gentilmente mi suegra me había preparado la noche anterior. Digamos que duro menos que un caramelo a la puerta de un colegio. Después de devorar el bocata, me dio tiempo a darme un paseo de casi una hora por la localidad de Saint-Lary Solaun, que me vino de cine para relajar las piernas, descansar y quitarme la tensión del recorrido de encima.

Al rato, inicie el retorno a casa y con la suficiente calma como para llegar a la hora establecida a casa y dar por terminada una aventura de 14 intensas horas. Eso sí, al llegar tocaba hasta la hora de la cena cumplir con la familia, así que las casi dos horas de montar en bici con los peques, jugar al futbol, al frontón o simplemente escalar a la montaña de al lado del pueblo había que hacerlo con una sonrisa de oreja a oreja y demostrando que soy el incansable. Aunque a eso de las 12 que fue a la hora que pude meterme a dormir después de dejar a toda la tropa durmiendo…….caí en 3 segundos y con una sonrisa de oreja a oreja, y por supuesto, pensando en el 2017.



Hasta la próxima.

sábado, 6 de agosto de 2016

Escapada Asturiana-Sanabresa (y 3) : La guinda del pastel.

Después de dos días, afrontaba el tercer día de puertos. Esta vez, al igual que dos días antes, me desplazaría para cazar puertos de entidad. Esta vez, el destino elegido era Villafeliz de Babia, incluso más cerca que Pola de Lena de dos días.

Al igual que entonces, toco madrugar, pero esta vez no tanto (6 am) para hacer un desplazamiento de 1h 30', con lo que a las 8 de la mañana ya estaba con el coche allí dispuesto a cazar más puertos.

El primero de la lista, era el Puerto de Ventana por la parte de León. Según un letrero que estaba a 1 km de donde deje el coche, era un puerto de 13 kms, pero nada más lejos de la realidad, cuando en realidad son 18 kms. Una broma de mal gusto la verdad.

Pero tampoco era para rasgarse las vestiduras, por este lado, el puerto es normalito, salvo los últimos 3-4 kms que, si sube, todo lo anterior es prácticamente un falso llano. Lo más destacable es el desvió hacia el pueblo de Torrestío, que seguramente no dirá nada, pero si dijera que es la vertiente leonesa del Puerto de la Farrapona, entonces os sonaría mucho más. Este puerto, pero por la otra vertiente, me lo anoto para otra ocasión.

Como comentaba, el puerto de Ventana por León, no tiene mayor misterio. El paisaje que tenía si es importante destacarlo, ya que eran picos en roca rodeado de praderas verdes y marrones. Muy bonito la verdad, pero el contraste con la otra vertiente era brutal.


Por ejemplo, con la temperatura, hasta la cima del puerto, iba con camiseta interior, chaleco y manguitos a pleno solo madrugador, y realmente no me sobraba absolutamente nada de nada. Pero una vez coronado el puerto y comenzado el descenso, la temperatura subió de golpe 10 grados, me sobraba todo y además, según iba bajando me adentraba en las nubes que había abajo en el valle de Teverga.

Porque esa es otra, el cambio de paisaje fue radical. Antes eran picos de roca, ahora eran picos absolutamente verdes y rodeados de praderas, árboles y bosques. Una delicia, así como los casi 20 kilómetros de bajada hasta San Martin de Teverga sobre un asfalto en perfecto estado. Y cuando digo perfecto, me refiero a perfecto, con lo que, en este descenso, con curvas, pero no excesivamente técnico, es simplemente una delicia bajar. 


Eso sí, al revés te encuentras un puerto de 20 kms desde San Martin de Teverga, que se antoja cuando menos complicado y muy bonito.

Una vez en San Martin de Teverga, comenzaba el puertaco del día: San Lorenzo. 11 kms con unas rampas mínimas del 10%, o eso es lo que veía yo, que cada vez que miraba el garmin no dejaba de ver 10-11-12-13-14% de pendiente. Duro de verdad, bonito y pleno sol, además de un asfalta perfecto, lo que en Asturias es toda una novedad.

Una vez llegado arriba y haber salido de las nubes que había en el Valle de Teverga, tocaba bajar por la otra pendiente, 11 kms que como te descuides alcanzas los 80-90 km/h bajando como mínimo. Eso sí, por ambas vertientes, la dureza del puerto es muy similar. Por cierto, en la cima del puerto, era la puerta al Parque Nacional de Somiedo.




Una vez terminado el descenso, se llegaba a la localidad de La Riera, donde se giraba a mano izquierda y 7 kms para llegar a Pola de Somiedo. Estos 7 kms son una belleza, ya que prácticamente vas todos estos kilómetros paralelos al rio Somiedo por medio de una garganta y paredes de roca. En este trayecto, a mitad de camino podemos encontrar el desvió a La Farrapona (que hemos comentado antes por la vertiente leonesa), que dejare anotado en el disco duro para otra ocasión.

Yo, sin embargo, seguía hasta Pola de Somiedo, donde comenzaba el puerto de 14 kms. La verdad es que el puerto no tiene grandes porcentajes ni desniveles, pero es una preciosidad de puerto, con muchas curvas entre montañas, con curvas y entre praderas, con una pendiente mantenida prácticamente todo el puerto del 6-7%.

Lo más destacable la recta final, donde justo arriba hay un pueblo llamado “El Puerto”, donde prácticamente en la raya del puerto, a un bar donde después de dejar seco los bidones subiendo, viene de maravilla para reponen líquidos.


Una vez hecha la parada técnica, la bajada por el otro lado, no tiene absolutamente nada destacable. Solamente el hecho que al igual que el puerto de ventana, por el lado de León es un paisaje absolutamente distinto al lado asturiano. Es increíble cómo cambia el paisaje en función de la vertiente por la que subes o bajas.

Una vez terminado el poco descenso de Somiedo por el lado de León, hasta el pueblo de Piedrafita de Babia, fue girar a la mano izquierda y directo durante 15 kms hasta donde deje el coche. Mas plano aquello que el pasillo de mi casa donde puse un buen ritmo a todo trapo incluso con tramos con el viento a favor y un asfalto magnifico.

El único punto negro, el payaso montando en bici que alcance. Un tío con bici de carretera, y luego no me extraña que pasen las cosas que pasen, iba montando por el medio del carril, pero tal cual, y eso que íbamos con una carretera con un arcén que ya quisiéramos por Madrid. Increíble. Y no es que precisamente fuéramos solos, porque sí que había tráfico, pero nada, el tío con un par, por medio del carril. Al pasar le dije un par de cosas educadamente, cosa que él no me respondió con la misma educación. Me dijo que me fuera por “ahí” y que me iba a soltar un par de….

Ni caso, agaché la cabeza y apreté más aún. No subiré una mierda, pero en llano, con viento a favor......que me coja. No me duro ni 200 metros. Reventado lo dejé por allí. Pero yo a lo mío, quince minutos más tarde llegue a mi coche, recoger los bártulos y rápido a casa. Y en poco más de 1h 45’ en casa, para pasar la tarde con los peques.


Después al día siguiente, antes de volver por la tarde a Madrid con mis niños, aproveche para darme una vuelta por Sanabria, para recordar terrenos por los que yo me inicie en este mundo culminando con la pequeña pero matona subida a Murias. Y poco más.




La verdad es que han sido 4 días que he disfrutado de mis hijos, de Sanabria y de la bici, subir puertos con tranquilidad y no con mis prisas habituales, es fantástico. Hacia 3 años que no podía hacer algo así por las circunstancias, y la verdad es que me ha venido de maravilla.

Ahora vuelta a la rutina, esperar las vacaciones y quién sabe si podre ponerle la guinda al pastel con una visita a Pirineos. No estaría mal………..


Hasta la próxima.

martes, 2 de agosto de 2016

Escapada Asturiana-Sanabresa : Descanso subiendo un coloso desconocido

Al día siguiente de subir los puertos mencionados en el post anterior (La Cobertoria/Gamoniteiro, Angliru y El Cordal), ese dia tocaba etapa relax.

Era el día que había pensando para rodar por la comarca de Sanabria y subir El Peñony La Laguna de los Peces, ambos dos puertos que últimamente hacen mucha aparición en la Vuelta a Castilla-León, ya sea de paso o final de etapa como en La Laguna de los Peces.

Pero fíjate tu, que no caí en la cuenta que era Domingo y en pleno puente, con lo que Peces era mejor para dejarlo para otra ocasión, dado que la carretera de acceso al puerto, tiene mucho trafico y apenas arcén, y lamentablemente tengo infaustos recuerdos de esa carretera cuando tenia 18 años (hace 23 años ya) que casi me cuestan la vida y no era plan de arriesgarse a lo tonto, así que con el Peñón tenia suficiente.

Al menos esa era la idea, por que según me iba a acercando a este puerto, las piernas me dolían lo mio, y ya subiendo el puerto ni contamos. Ademas este puerto o puede ser mas simple y ademas ser duro, ya que tiene una primera parte entre pinares, con un asfalto machacado y que mas o menos es llevadero (4-5% de pendiente), pero desde el desvío al pueblo de Escuredo  que quedan 8 kms para la cima, ahí cambia el panorama radicalmente.



La vegetación desaparece por completo, y ya solo queda monte bajo. La carretera pasa eso si, a dos carriles (uno por sentido) pero a pleno sol toda la subida, ni una sola mala sombra a excepción a mitad de puerto de una fuente bastante grande. Ademas, el porcentaje empieza a no bajar del 10% en ningún momento, aparte de que el tramo final de 4 kilómetros, solo tiene una curva y la recta previa es desmoralizante, ya que pedaleas y pedaleas pero parece que no avanzas. Vamos, lo que se dice una "delicia" de puerto. Y eso que por el otro lado (vertiente de Truchas) es durísimo, con rampas del 14-16% durante muchos tramos. Alguno de la grupeta de Alcobendas, cuando era profesional, se llevo una sorpresa cuando subió el puerto en carrera, a pesar de mis advertencias de que se andarán con ojo.

Por lo demás, el puerto lo subí mas o menos bien, el cuerpo no estaba para muchas alegrías después del etapón del día anterior, con lo que me lo tome con mucha calma.

Después de coronar media vuelta y volver a casa desviándome para pasar por Puebla de Sanabria, lugar muy bonito y con una parte alta del pueblo medieval muy cuidado (a mediados de Agosto, hay una feria medieval) y eso si, un rampón de 200 metros por encima del 12, pero claro, después de subir el Angliru......poca cosa.


Y poco mas, al poco rato en casita descansando y pensando en el día siguiente para otra etapa Asturiana.

viernes, 29 de julio de 2016

Escapada Asturiana-Sanabresa : La Venganza, el descubrimiento y el sufrimiento.

Por fin y de manera totalmente por sorpresa, este pasado viernes puse rumbo con mi familia a la comarca de Sanabria, en Zamora donde he pasado todos los veranos de mi infancia y donde comencé a dar mis primeras pedaladas en elmundo del ciclismo.

Este plan lo tenía en mente desde hacía 2 o 3 meses cuando se empezó a gestar esta posibilidad, pero como he dicho anteriormente, hasta poco más de 2 o 3 días antes de ir, no se materializo el poder llevar también la bici para hacer kilómetros durante los 4 días que iba a estar allí.

Dada la posición estratégica de mi campo base (cerca de Puebla de Sanabria) y con mis padres allí, digamos que durante las mañanas tenia margen de maniobra para montar en bici tranquilamente y moverme en busca de puertos. Ante tal posibilidad, lo primero que se me venía a la mente era el Puerto de la Cobertoria, de infausto recuerdo para mi desde hacía 5 años y por supuesto, de tratar de saldar esta cuenta pendiente con este puerto cuanto antes. Por aquel entonces, después de haber ascendido Pajares y La Cubilla, agarre un buen pajaron en este puerto, haciéndome echar pie a tierra y darme la vuelta. 

Por tanto, el sábado día 23, toco madrugar (5 am) y después de prepararlo todo, realice un desplazamiento hasta Pola de Lena, que lo tenía a 1h 45' de coche, dentro de lo asumible.

Llegue muy pronto allí, concretamente a las 7:30 de la mañana, y como era tan pronto y había desayunado hacia dos horas, había que reponer fuerzas antes de empezar la etapa del día. Además, el tiempo no acompañaba, caía una fina lluvia y estaba muy nublado aunque la temperatura era magnifica (rondaba los 18 grados) y con una alta humedad, con lo que frio nada de nada. Me dije que estaba en Asturias y que un poco de "aguailla" no iba a quedarme con las ganas.

Después de dar un par de vueltas con el coche por Pola, en busca de algo abierto a esas horas, encontré el Café Vienes, donde el Cola-Cao correspondiente con una tostada, entro de maravilla. Por cierto, buen precio, buena gente y buen local. Recomendable.

Así que a las 8 en punto, me puse en marcha para afrontar la primera dificultad del día: La Cobertoria y de postre, su prolongación al Alto de Gamoniteiro.

No quería cometer el mismo error que cometí hace 5 años con el tema de laropa cuando en condiciones similares afronte Pajares muy abrigado y luego mesalio el sol en La Cubilla donde me coci como un huevo lentamente para pagarlodespués en La Cobertoria, pero la lluvia obligo a salir con manguitos y chubasquero. Al kilometro y poco de arrancar desde Pola de Lena, comencé el Puerto de la Cobertoria, y desde el primer metro es un puerto duro, ya que no baja prácticamente en ningún momento del 10% de desnivel, teniendo rampas del 12 y 13 a modo de regalo en bastantes tramos.

Este puerto es de tener paciencia, y más dado mis antecedentes en el, así que desde abajo me puse un ritmo y hasta arriba, ni que decir tiene que para este puerto, el Gamoniteiro y los dos más que iban a continuación, iba con un buen desarrollo, concretamente con un piñón del 29 con un 36 de Plato, y doy fe que en el segundo puerto, se me quedo corto.

Lo que si hice nada más salir, en cuanto llevaba 10' fue empezar a despojarme de los manguitos y el chubasquero para colocarlo como pude en los bolsillos llenos de geles y barritas del maillot, ya que a pesar de la fina lluvia y las nubes, la temperatura era magnifica aunque la sensación de bochorno por la humedad era tremenda, y totalmente de corto se iba estupendamente.

Como comentaba este puerto es de tener paciencia, ya que es duro de verdad, antiguamente (no hace más de 10 años), este puerto tenía otro trazado y era un poco más largo y tendido, aunque a la vez más peligroso en bajada ( un saludo a Alex Zulle ), pero unas obras de remodelación, cambiaron por completo el trazado del puerto, siendo ahora un poco más corto (10 kms) y bastante más duro que antes, aunque con un asfalto perfecto. A mitad de puerto, está el desvío hacia el Cuchu Puerco que lleva directo a la cima de El Cordal. y a poco menos de un kilometro para coronar La Cobertoria, está el desvío hacia el Alto del Gamoniteiro.

Pero en mi caso, decidí subir hasta arriba y luego tomar el desvío hacia el Gamoniteiro. Este último tramo desde este desvío hasta la cima de La Cobertoria es prácticamente llano y salvo que quieras la foto con el cartel (como es mi caso), es un tramo prescindible si vas a hacer Cobertoria/Gamoniteiro del tirón, y es que encadenando estas dos subidas, sale un señor puerto de 17 kms, donde los 7 kms finales desde el desvío tiene su miga y sorprendería a más de uno. Me encantó.


El Gamoniteiro no es más que una estación de antenas en lo alto, la carretera en un 90% esta practicable perfectamente para bici de carretera llena eso si, de multitud de cagadas de vacas y cabras, lo que hace que la bici y las piernas se te queden echas un asco. En la subida, eso si, hay dos tramos (uno a mitad de puerto y otro en la última curva) que están muy mal, ya que son tramos con cemento pero que está totalmente destrozado, pero con cuidado se puede pasar y no estropea en absoluto la subida, otra cosa es en la bajada donde hay que bajar con muchísimo cuidado, ya que el riesto de caída o reventon es muy alto.


Ya tenía referencias previas de la subida al Gamoniteiro desde hacía 5 años cuando lo descubrí por casualidad leyendo sobre La Cobertoria en Altimetrías.com , y buscando por internet se pueden encontrar fotos del mismo, pero la subida es simplemente espectacular. Es la típica carretera de montaña botosa y estrecha, con muchos tramos con la montaña a un lado y una buena caída al otro lado, y además, si a eso le sumamos que toda la subida es por encima del 10% y con muchísimos tramos del 14-15%, estamos hablado de un puerto que para nada tiene que envidiar a los grandes colosos de los Alpes más famosos.

Si además también le sumamos la fina lluvia, la niebla, la humedad y el tremendo desnivel hace una subida peculiar, dura, imprescindible y recomendable en el Principado de Asturias.



Una vez coronado este señor puerto, tocaba bajar (con mucha precaución y ya abrigado) primero hasta la conexión con la Cobertoria y por este último, un poco mas hasta el desvío hacia El Cordal por el Cuchu Puerco, donde nada mas coger este desvío, te encuentras una subida de casi 1 kilometro y desde ahí bajada complicada, por el asfalto muy irregular, hasta la cima de El Cordal.

Una vez en la cima de El Cordal, si giras a la derecha, bajarías directo a Pola de Lena para poner fin a la etapa, pero tocaba ir hacia la izquierda para bajar hasta Riosa, ya que esperaba.......el Angliru, ni más ni menos. El considerado puerto más duro del mundo. Y en breves momentos lo íbamos a comprobar si tal afirmación era cierta o no.

Pero primero había que bajar desde El Cordal hasta Riosa, una bajada en su mayoría en sombra, con curvas y rodeado de una vegetación y vistas simplemente espectaculares. En el corazón de Asturias.

Llegando abajo, encontrar el Angliru no tiene perdida, ya que desde Riosa, hay carteles que te indican por donde tienes que subir y también como en los puertos franceses, a cada kilometro el letrero en la cuneta de lo que te queda y el desnivel que tienes en el siguiente kilometro. Carteles que no valen para absolutamente para nada, dado que estaban todos cubiertos por la vegetación, es decir, mantenimiento nulo.

Este puerto, desde Riosa son 12,5 kilómetros de subida, con rampas del 24% y una pendiente media del 10%, así a priori son números que asustan y yo me lo tome con mucha calma, sin prisas ya que alegrías ante este coloso : las justas.

Personalmente, yo dividiría este puerto en tres tramos. El primero seria hasta la mitad de puerto aproximadamente (unos 5 kms) , que se identifica fácilmente ya que hay un breve falso llano y un restaurante enorme llamado "El Mirador del Angliru", un tramo que la verdad, no me causo gran impresión y de hecho apenas tiene rampas con grande desnivel, es un tramo muy normal que puedes encontrarte en cualquier puerto mas o menos interesante.

Posteriormente, desde este descanso hasta la cima quedarían 7 kilómetros, y los otros dos tramos. El segundo tramo de 4 kms y el tercer tramo de 3 kms.

Este segundo tramo, lo duro esta justo al principio en una serie de 3-4 curvas de herradura que durante 300 metros aproximadamente te aparece una rampa del 20%, que hace que las piernas se te pongan a tono inmediatamente. Pero después, hasta la finalización de este tramo, estas subiendo por rampas de entre el 10-12% constantemente. Muy duro la verdad, pero no más que el Mortirolo (que ascendí en Agosto del 2013). Este tramo, con el desarrollo que llevaba (36x29) se sube sin problemas a buen ritmo. Y digamos que hasta ese punto, el puerto estaba siendo por debajo de las expectativas.


Pero craso error, ya que aun faltaba lo peor. El tercer tramo, los últimos 3 kilómetros.

Este tramo empieza por la famosa "Cueña Les Cabres", casi 500 metros al 24%. Habéis leído bien : 24%. Y doy fe que lo tiene.

Este tramo es para mí, lo más duro que he subido en mi vida. Tanto por porcentaje como por longitud del mismo. Es simplemente brutal. Es anti natural el poder ponerte de pie sobre la bici, y sentado tienes que bajar el cuerpo sobre el sillín todo lo que puedas para que no te haga caballitos la bici. Las consecuencias es que a mitad de recta, a mi por lo menos, me dolía la espalda de manera insoportable, además las piernas te estallan del esfuerzo y si además, dada la humedad reinante, sudando la gota gorda, se me empañaron las gafas. Es decir, iba prácticamente ciego dando chepazos de un lado a otro para superar esta recta.

Una vez superada esta "suave" recta, no ha terminado lo peor, ya que te encuentras con un pequeño "descanso" donde bajas al 12% y empieza otra recta denominada "El Aviru" de otros 400 metros aproximadamente, superando el 20%. Y más de lo mismo, pero lo que son las cosas, mentalmente te parece perfectamente asequible y aunque ya vas totalmente agotado, lo subes aunque sea por amor propio.

Después, otro "descanso" al 12% y luego afrontar los últimos 500 metros, con otro porcentaje al 20%. Pero ya a falta de tan poco, el puerto lo tienes hecho. Después, una suave bajada hasta el aparcamiento de la cima, ahí donde el Chava Jiménez apareció de la niebla para birlarle a Tonkov el honor de ser el primero en ganar en esta cima.


En definitiva, en mi opinión y salvando los últimos 3 kms, tanto el Mortirolo como el Angliru andan en dureza de manera muy similar, pero estos mencionados 3 últimos kms son sin duda lo que los diferencia, de una forma brutal. Para mi esta cima no es un puerto, es simplemente un camino de cabras asfaltado, no es apto para ciclismo, y ya puedo decir que he subido, pero no creo que vuelva en mucho tiempo.


Una vez coronado el puerto, arriba la foto de rigor y para abajo, con mucho cuidado y parando en algún punto en concreto para inmortalizar el momento. Después, una vez llegado a Riosa, quedaba aún El Cordal, por donde anteriormente había bajado, y la verdad ,después de subir el Angliru, lo subí a un ritmo fantástico y en apenas media hora lo corone. Decir que el puerto por esta vertiente no tiene gran dificultad dado que es muy tendido y rampas con porcentajes duros no hay ninguna (otra cosa es por el lado de Pola de Lena) . Después de la foto de rigor, rapidito a Pola de Lena y a casa tras 2 horitas de coche (mas despacio por el cansancio y sin prisas).


Una vez en casa, los datos hablan por sí solos, con más de 3.300 metros de desnivel en apenas 80 kms. Solo una vez en mi vida he superado tanto desnivel en tan poco kilometraje y fue en el 2013 cuando subí en 80 kms las dosvertientes del Stelvio con 4.500 metros de desnivel. Y eso que los últimos 20 eran de bajada, así que hablamos de 60 kms.....

Después tocaba descansar y pensar en los siguientes 3 días.




sábado, 25 de junio de 2016

Ridley Noah

En mi anterior post, comentaba que el año pasado a estas alturas (quizá unos pocos días mas tarde, ya en Julio), poco antes de mi ataque de apendicitis, descubrí como mi cuadro Look 586 se estaba agrietando por las vainas.

Después del arreglo, digamos que este cuadro ha estado dando la lata continuamente, ya que por mucho que se arreglara, siempre se volvía a partir por el mismo sitio, es decir, el cuadro estaba tocado de muerte, y decidí que era momento de retirar el cuadro el 15 de Mayo, mientras subía Morcuera y cada vez que me ponía de pie, oía como crujía y como se deformaban las vainas a cada pedalada.

Así que desde entonces, comencé la búsqueda del nuevo cuadro. Después de mirar en muchos sitios, descubrí que buenos cuadros hay muchos, hay muchas marchas y hay de todo, con lo que las posibilidades eran bastantes, pero yo tenia en la cabeza una marca en concreto : Ridley.

Es una marca que ya caté hace 8 años con mi primera bici de ciclocross, comprada de segunda mano, con la que acabé muy contento. Esto visto que un tipo tan bruto como Andre Greipel usa esa marca, ademas de ser belga y estar preparada para las clásica y el pavé, me decante finalmente por el Ridley Noah, un señor cuadro se mire por donde se mire.


Gracias a Enrique Aguado de Enbici y su equipo, conseguí dicho cuadro a un precio simplemente espectacular (a mi mujer también le pareció "espectacular" en un sentido totalmente contrario al mio) y ademas en un tiempo récord.



Pero analizando el cuadro detenidamente, hay muchas cosas que me han sorprendido gratamente, lo primero el detalle de que todos los cables (exceptuando el cable de freno delantero), las transiciones de delante a atrás lo hacen por dentro del cuadro, y no por fuera como era habitual.



Ademas, los tirantes traseros, sorprenden por lo bajo que están, lo que provoca que la el tubo vertical y la tija tengan una forma un poco mas grande de lo habitual. Ademas, el tubo horizontal es un poco mas largo de lo habitual, pero la distancia entre los ejes de las ruedas es la misma, por tanto, en el tubo vertical le dan cierta forma interior redondeada (estilo bici de crono) para adaptar la posición.



Pero sobre todo me han sorprendido dos detalles, el primero el tornillo que fija la altura del sillín, ya que esta perfectamente integrado en la aerodinámica del cuadro, es mas, todo el cuadro esta pensado de forma aerodinámica, y eso lo demuestra el refinado de las cazoletas, que mantienen la estética del buje en cuanto aerodinámica, me parece un cierre de cazoleta hecho con estilo.


Y el segundo detalle, el tamaño de la zona del eje del pedalier, bastante grande comparado con lo habitual, según he podido leer, para que el cuadro, absorba las vibraciones de baches e irregularidades de la carretera de forma mucho mejor.

Pocos días después pude estrenar el cuadro y sacarle las vergüenzas de la mejor manera, es decir, bajando un puerto a todo trapo y los elegidos fueron Morcuera y Navacerrada. Y pude darme cuenta que es un cuadro muy manejable, ya que a poco que cambies la posición de tu cuerpo el cuadro lo nota y el cambiar o enderezar la trazada lo hace muy rápido. Tan rápido que incluso en alguna ocasión al no tener todavía el tacto al cuadro, me pasaba de giro lo que denota su buen maniobrabilidad

Y que decir de los baches, pude pasar a tope por el pave que hay entre Rascafria, y a diferencia de mi cuadro anterior, el traqueteo del pave lo absorbe muy bien y no vas, digamoslo así, bailando en cada piedra. Esto junto a la ligereza del cuadro, de notan que es un cuadro de calidad y que he acertado de pleno. Es un cuadro para todo tipo de terreno, es decir, para terreno de "clásica" y dadas mis condiciones físicas, me viene al pelo.

Así que, ahora toca estrujarlo y disfrutarlo.