martes, 27 de marzo de 2012

Carrera : Trofeo de Bargas

Lo intente, estuve delante y luego lo pagué. Pero ¿qué más da?. Estoy satisfecho.

Este pasado Domingo, 25 de Marzo de 2012, se disputo en la toledana localidad de Bargas, el I Trofeo Máster, de casi 108 kms de recorrido y allí que me desplace con 7 compañero mas de equipo.

Cartel de la Carrera

Mi día, como viene siendo habitual en estos días de carrera, empezó pronto, pero esta vez mas pronto si cabe de lo habitual, ya que si ya de por si uno duerme poco, cuando tienes algo en la cabeza dando vueltas………te desvelas, y eso ocurrió a las 3:30 de la mañana. Así que digamos, me dio tiempo a preparar todos los bártulos y atar cabos en casa, con tiempo más que suficiente.

Después, carretera y manta, pasando a recoger a mi compañero Miguel Angel García del Toro y llegando casi a las 8:20 a Bargas, en un trayecto de apenas 1 hora desde mi casa, es decir, desplazamiento cómodo, corto y muy a mano.

Dorsal 33

Una vez recogido el dorsal, tocaba vestirse de torero, aunque antes tocaba dar la bienvenida al equipo a los dos nuevos fichajes del equipo Ciclo Speed, Luis Miguel Retamal Mateos (Sénior) y su primo, Stephane Mateos Retamal, que sin duda nos darán un empujón en todos los aspectos, aunque sobre todo en el personal, cumpliendo la máxima que dice “primero la persona, luego el corredor”.

Los dos nuevos fichajes : Luis Miguel Retamal Mateos (Izquierda) y Stephane Mateos Retamal (Derecha)

Bien, puntualmente a las 10, nos pusieron en línea de salida, y aunque la organización trataba de dar las pertinentes instrucciones a los corredores antes de salir, siempre uno se encuentra el típico personaje que no deja de hacer comentarios fuera de lugar, fuera de tono y sin venir realmente a cuento. En fin, para que ahondar más en este tema, ya que hay cosas que nunca cambian.

Se dio el pistoletazo de salida y nos dieron una vuelta turística por Bargas a modo neutralizado, que alguno ya incluso trataba de ir para adelante ganado puestos, en este caso, yo iba muy tranquilo de charla con un compañero de equipo.

Foto de equipo

Por fin se dio el real pistoletazo de salida, cuesta abajo y a 300 metros un giro a la derecha dirección Olías del Rey, y todo pitote. Esta vez, en vez de dejarme llevar y ver qué pasaba, como hice en Tudela de Duero, preferí intentar estar lo más delante posible, aunque tratando de no cebarme, que luego esos esfuerzos se pagan.

Así que dicho y hecho, una vez pasado Olías del Rey, tiramos hacia Mocejón y ya estaba delante. En esto, que después de una serie de rotondas, veo que un Orquin arranca, seguido de un Getafe, otro Orquin, Basilio de Mariscos y yo a rueda. Miro para atrás y hay un pequeño corte, de apenas 15-20 metros, pero suficiente para que nos pongamos los cinco a relevos, dándolo todo, era muy pronto, pero quizá sonara la flauta. Lamentablemente apenas duramos 1 kilómetros, pero qué demonios, lo había intentado, estaba delante del paquete y ya era mucho más que todas las carreras de todo el año anterior. Ya, pasara lo que pasara, estaba satisfecho.

Pero no acaba ahí la cosa, acto seguido, arranca Lalo de Ciclos Corredor, y este es especialista en hacer fugas y cuajarlas, lo dicho, ahí que voy junto con otros 3-4 corredores más, y lo mismo, a relevos desde el primer momento y al igual que la vez anterior, duramos menos que un caramelo a la puerto de un colegio. Bueno, no estaba mal. Lo había vuelto a intentar y ahí seguía delante, atento.

Y vino lo que tenía que venir, de repente, empieza a saltar gente, de muchos equipos, hasta 13 corredores se juntaron. Vi la jugada y salte rápido para que no se me fuera y poder entrar en ese grupo. Al principio pensaba que los enganchaba ya que estuve a 4-5 metros de llegar, pero estaba en medio de un pequeño repechillo, con el viento de cara y a mil por hora, por lo que me tuve que abrir ya que no era capaz. El pelotón, me engullio en un abrir y cerrar de ojos.

Visto lo visto, me dije que ahora un rato en la panza del paquete, que esto luego me puede pasar factura. Estábamos sobre el kilometro 20 y ya había hecho más que toda la temporada anterior. Mientras tanto, esa fuga de 13 corredores, cogió algo de distancia y se fueron unos kilómetros. Una lástima, me hubiera encantado haberme metido en esa fuga.

Bien, ya iba metido en la panza del paquete y se iba a mil por hora, con lo que los nervios, los bandazos, la cuneta………….estaba al orden del día.

Ya estábamos casi terminando la primera vuelta de 54 kms, y en los dos últimos repechos finales, cortos pero explosivos, me volví a meter delante del paquete, pero aquello es que se iba a fuego, con lo que visto el panorama, hale,  de nuevo a la panza del paquete y vuelta de nuevo a empezar la segunda y última vuelta.

Los kilómetros iban cayendo, la fuga de trece ya había muerto hace tiempo pero en su lugar iban cuatro por delante (Lalo de Ciclos Corredor, Pispa de Esteve, un marisco y un Sportmitic) que hicieron camino y aguantaron casi hasta el kilometro 80, un carreron que se marcaron, ya que se iba muy deprisa y encima a ratos con viento de cara.

Por mi parte, ahí seguía en el paquete. Mientras que veía como mi nuevo compañero Stephane rompía la cadena y también como mi otro nuevo compañero Luis Miguel, se veía involucrado en una montonera provocada por un corredor, que a mí personalmente, me hizo hacer una clavada de la rueda trasera tremenda, poco antes del giro a dirección Camarenilla.

El pelotón con esa caída, se quedo bastante diezmado, ya que de los 200 que empezamos, ya en ese pelotón principal, calculo que no iríamos más de 100 corredores, pero eso daba igual, se iba a mil por hora.

Llegamos a Villamiel, y era sobre el kilometro 85 y ahí durante unos 7-8 kilómetros lo pase realmente mal, ya que exceptuando los de delante, que no serian mas de unos 20-30 que ocupaban todo el ancho de la calzada, el resto íbamos en fila de a uno y encunetados por la derecha, tan encunetados íbamos que incluso un Bobruc, se fue a buscar patatas al sembrado.

Después de esa pequeña crisis, ya recuperado y en posiciones más delanteras, empezaba en el kilometro 101 la antepenúltima subida de la carrera, nada dura, ya que eran unos 600 metros, un descanso y luego otros 600 metros, que se subía a plato muy bien, pero a todo ritmo.

Y ahí vino la debacle, en el primer tramo de subida, note unos calambres en el muslo derecho. Así que quite desarrollo para ir mas suelto haber si así, no iba a mayores, pero craso error, ya que al minuto tuve más calambres y esta vez con más virulencia, que me obligo a abrirme y dejarme caer. No podía seguir el ritmo, no por falta de fuerzas, ya que incluso estaba pensando en subir más arriba de cara al sprint (que era en subida y eso lo hace más limpio), pero nada de nada.

Una verdadera lástima, porque quedaban 6 kilómetros para el final. Ya por el camino, me junte con un Getafe (Gonzalo se llama), que iba igual que yo, acalambrado, por lo que nos juntamos y nos pusimos de charla hasta el final, aunque ya a casi 3 kms de meta, nos cazo por detrás un grupillo de unos 6-7 corredores, y ya llegue con ellos hasta final de meta (y esta vez no hubo sprint globero).

Mientras tanto, por delante, la victoria absoluta era para Cidoncha (que repite en este Marzo, después de Pepino y Casa de Campo), por delante de Jesus Ruiz (AC Marriot) y Jose Vicioso (Orquin), mientras que mi compañero Miguel Angel García del Toro, ganaba en su categoría de Máster-50. Gran resultado para el equipo.

Victoria de Miguel Ángel García en Máster-50

En definitiva, creo que el equipo con los dos nuevos fichajes, ha dado un salto en calidad humana muy importante, pero también además en presencia en carrera y posibilidades de hacer algo grande en el resto de categorías. El tiempo lo dirá, pero de lo que estoy seguro es que lo vamos a pasar genial.

Además, Pedro y Narko estuvieron a gran altura, destacando creo yo a Pedro sobre todo, ya que después de tres meses donde la bici no la tocaba casi ni con un palo, ha estado a un nivel sensacional.

Por otro lado, mis sensaciones han sido magnificas, quizá se vea el vaso medio lleno, con eso de que me quede a 6 kms del final por calambres, que era una carrera relativamente fácil y demás, pero quiero quedarme con lo positivo.

Esto es que en los primeros kilómetros estuve delante, lo intente con todas mis ganas, un cambio de actitud. Prefiero reventar por el camino habiéndolo intentado que hacer lo mismo, pero marchando a rueda. Si las fuerzas me acompañan, lo seguiré intentando. Y con eso me quedo, que me hace estar satisfecho, contento y con un buen subidon de moral, que me hará entrenar en Semana Santa, espero que seco, duro y bien.

Por cierto, la media de la carrera sobrepaso los 43 Km/h, lo que denota, que despacio, lo que se dice despacio, como que no.

Después, volver a casa sin dilación, que me esperaba en casa la Vuelta, Giro, Tour y Mundial.

Hasta la próxima.

3 comentarios:

salva dijo...

Bien, lo de Tudela no se lo contaremos a nadie. Subeté a Villalpando que esa nos va bien, igual puedes hacer 2º...
Salva.

Sospiria dijo...

Gracias por la parte que me toca, Sergio. Hay que seguir trabajando y, si se puede, mejorando.

Un saludo.

SMM dijo...

Salva : Hecho, firmo hacer segundo, nos escapamos dde pito y sacamos a todo el peloton fuera de control.Me gusta.

Sospiria : Es que es la verdad, para lo poco que la has tocado, fue de chapeu.

Salu2