miércoles, 16 de mayo de 2012

Una odisea Turolense

Redescubriendo Teruel, en una ruta preciosa en un fin de semana lleno de “sorpresas”.

 

Este pasado fin de semana “largo”, es decir, el puente de San Isidro, me fui con mi mujer y mis hijos a mi campo base en Teruel, aunque al principio mis intenciones eran irme el viernes para el sábado, poder participar en la Marcha de Las Grullas en Daroca, finalmente me “toco” ir el sábado.

 

Y ya se lo dice el refrán, “lo que mal empieza, mal acaba”. Y cumplo esta premisa al 100%.

 

Como comentaba, los planes originales de marcharnos el viernes, se fueron al traste, con lo que la marcha se fue al limbo (incluido los 30 euritos de la inscripción), así que me fui el sábado, donde el coche, apenas a 30 kms de mi destino, volvió a jugármela otra vez, como en aquel Noviembre del 2010, volviendo de una carrera de CX en Burgos, salvo que esta vez, iba con mi mujer, los peques y las maletas………………lo que se dice, un marrón de narices. Pero bueno, entre mi suegro, mi cuñado y la grúa, conseguí resolverlo y salir del apuro.

 

Mal empezamos el puente………..

 

Visto como había empezando el puente, me dije que estando allí en Teruel, donde tengo cuartelillo (hasta cierto punto) para hacer kilómetros, me dije que me iba a hinchar a hacer kilómetros y puertos, así que me diseñe una ruta para el Domingo, por una zona que no conocía, pero que me habían hablado maravillas, no solo por las carreteras, sino además por los pedazo de puertos y el paisaje que había por aquella zona.

 

Dicho y hecho, el domingo a las 8:30 de la mañana me encontraba en Castel de Cabra, dispuesto a hacer los tres puertos duros de la Marcha de Alcorisa y de la extinta Los Degollaos, pero antes, subiendo un pequeño puerto como el de las Traviesas y su desvío a la instalaciones de Aqua Bona, que tiene un primer kilometro y pico, simplemente brutal. Solo decir, que en los primeros 20 kms, ya había acumulado un desnivel de casi 300 metros.

 

Puerto de las Traviesas

 

Inicio del desvío a las instalaciones de Aqua Bona

 

Bien, después de este puerto, tocaba bajarlo por una carretera en perfecto estado y tomar el desvío hacia Ejulve por la carretera de La Zoma, carretera muy botosa y con cierta subidilla, pero nada exagerado. Una vez en Ejulve, había que tomar una decisión, ir por la derecha para ir por el Puerto de Majalinos o bien por la izquierda, por el Puerto de los Degollados para ir por Pitarque y subir el tremendo y desconocido puerto de este pueblo. Elegí esta última opción, y que queréis que os diga, creo que acerté de pleno.

 

La salida de Ejulve, era el comienzo del Puerto de los Degollaos, donde los primeros 2-3 kms estaban en tierra (están arreglando la carretera) pero se sube sin apenas dificultad. Luego comienza la bajada, unos primeros kilómetros con asfalto muy botoso pero de sobra transitable, donde uno vez que hay una buena subida…………….pero fue cambiar de asfalto a uno en perfecto estado y descubrir un pedazo de puerto realmente impresionante. Ni que decir, que la bajada fue rapidísima, no solo por el estado de la carretera (insisto que era perfecto), sino porque era de dos carriles y tenía un trazado espectacular, sin duda un puerto que me anoto para subirlo en breve, ya que es impresionante. Para que nos hagamos una idea, una subida muy similar al Puerto de la Puebla en Madrid, pero unos 3-4 kms mas largo……………………muy apetecible.

 

El entorno, simplemente espectacular.

 

Cercanías de Pitarque.

 

Pero lo mejor estaba por llegar (y lo peor también), el entorno era simplemente espectacular, reconozco que esta zona de Teruel no la conocía, y merece mucho la pena, a mí personalmente, es la zona que de momento, más bonita de Teruel me ha parecido, hacia un sol estupendo, en las primeras 2 horas de ruta, no me cruce con ningún coche y el entorno era simplemente espectacular.

 

Una vez llegado abajo, tenía dos opciones, ir directo a Pitarque o hacer un rodeo de sube-baja por el Puerto de Villarluego, donde hice esto último, con otro trazado espectacular, una subida no suave pero tampoco de dureza excesiva y un puerto muy bonito de subir. Arriba foto de rigor y de nuevo para abajo, para tomar el desvío hacia Pitarque y su “puerto”.

 

Puerto de Villarluengo

 

Y lo que me encontré allí, supero con creces mis expectativas. Creo poder afirmar, que sin duda, el puerto más duro de todo Teruel, ya que tiene tres kilómetros finales realmente duros, donde toca retorcerse de mala manera. Es un puerto de 7 kms y a pleno sol,  lo que esto último le añade un plus de dificultad.

 

Y en medio de lo duro, empezó el calvario……………………………………..a mitad de esos tres kilómetros, notaba algo raro en la cadena, ya que hacia un ruido rato al pasar siempre determinado eslabón por el desviador, tenía mis sospechas de cuál podía ser el motivo, pero estaba claro, que allí mismo no paraba ni loco, así que llegue hasta arriba con ese ruido y como pude………………………..arriba pare un momento y pude comprobar que un eslabón de la cadena estaba medio roto, mal asunto, pero intentaría llegar al siguiente pueblo, Aliaga para ver si podía arreglarlo. Dicho y hecho, llegue a este pueblo teniendo mucho cuidado en no forzar la cadena demasiado.

 

Tramo “suave” de este coloso turolense.

 

Allí, hice una parada técnica, y me dije que parece que puede aguantar hasta el coche, me quedaban aun 50 kilómetros, de los cuales, más de la mitad subiendo. Bien, salgo de Aliaga y comienzo el puerto a los dos kilómetros de salir del mismo, me pongo de pie para encarar la primera rampa y…………………………….tortazo, se me rompe la cadena y me voy al suelo, saliendo de orejas por encima del manillar. Y ahí me quede en medio de la carretera, con la bici por un lado, la cadena muerta en el suelo, el casco medio puesto y el garmin por ahí dando botes.

 

Eslabón dañado

 

Restos de la caída y la cadena

 

El cuerpo del delito

 

Problemón a la vista. Vuelvo a Aliaga un tramo andando y otro tramo dejándome caer con la bici, para allí, pidiendo un alicate y con un mini troncha cadenas que llevo, tratar de arreglar el desaguisado, no quisiera volver a recurrir el que vayan a buscarme, dos días seguidos era mucho………………..total, que entre un alicate, un martillo y el troncha, después de casi una hora sentado en medio de la plaza del pueblo y con unos cuantos lugareños con testigos de excepción, consigo arreglar la cadena (debo aprender a hacer esto ya mismo, mas rápido y mejor), aunque claro, el cambio a partir de ese momento no va nada fino, y cada 3-4 pedaladas la cadena da un salto y media pedalada en vacio.

 

Me recomiendan, que vaya por el otro lado, ya que por el puerto de Majalinos, el siguiente pueblo está a 30 kms, mientras que por el otro lado, hay pueblos cada 5 kilómetros, aunque me supone dar un rodeo de 10 kms mas, me parece la opción más segura, ya que por aquella zona, la cobertura va y viene.

 

Bien, me pongo en marcha en dirección al Puerto de San Just, por donde tenía que dar el rodeo, pero hasta allí, había una carretera de 17 kms casi recta y con un viento de cara de la leche. Lo que me faltaba. Por cierto, destacar que hasta el tortazo en Aliaga, llevaba 80 kms y casi 2000 metros de desnivel………………….

 

Como iba diciendo, 17 kms con el viento de cara, ese típico vendaval turolense, que vas en llano a no más de 20 por hora y con todo metido, amén de ir además un poco “cuadrado” por el temor de la cadena y el cambio. Además, dado el bochorno que había, las nubes se iban tornado mas y mas negras, es decir, se iban cargando……………………hasta que dijeron basta y echaron sobre la tierra todo lo que tenían dentro. Es decir, me cayo una tromba de agua de 10 minutos que había que verla………………..ya lo dice el refrán, “ a perro flaco, todo son pulgas”, pero yo seguía erre que erre para adelante, por que como parara………………………

 

Al finalizar esta transición de 17 kms, tocaba el Puerto de San Just, nada del otro mundo, suave y que se sube muy bien. Después la bajada hasta Utrillas, donde uno se encuentra una mina de carbón con su alta chimenea. Allí, en medio de la nada, encontrarse tal monstruosidad es una aberración para la vista, pero bueno, había un desvío que iba directo a Castel de Cabra. Bien, parecía un atajo, me quitaba 10 kilometro y eso a las 3 y pico de la tarde, con más de 35 grados, empezando a ver doble, casi sin agua y sin comida……………puede ser una bendición.

 

Puerto de San Just.

 

Pero claro, el final de etapa no iba a ser así como así, faltaba la guinda, y vino esa guinda en forma de puerto de 2 kms al 10% de media y además, casi totalmente rectos, con lo que la sensación de ir dando pedales y no avanzar nada era frustrante………………………mientras que por el móvil por el Wasup , empezaban a reclamarme con insistencia desde casa y también recibía noticias de la carrera de Fuenlabrada en Madrid………………………..,

 

Bien, después de casi 6 horas pedaleando, hacer 130 kms a una media paupérrima (pero de verdad, el terreno obliga, además de mi cuerpo de caballo percherón), averías, agua, viento, calor y 8 horas después de salir desde el coche, consigo llegar a Castel de Cabra a las 16:30 de la tarde, finalizando la odisea turolense.

 

Pero quiero quedarme con lo bueno de esta ruta, físicamente no acabe mal, al contrario, si no fuera por todas las “cosas” que me pasaron en el segundo tramo, habría hecho una ruta espectacular y a buen ritmo, ya que me encontraba de cine, pero cuando se tuerce todo…………………a mí se me tuerce de verdad. Esta odisea turolense, me recordaba mucho (aunque sin llegar a tanto como entonces) a la Irati Xtrem del 2008, que eso si que fue una odisea en toda regla.

 

La consecuencia fue que luego ya en casa, examinando con más detalle la cadena, es que estaba para tirar, y que además, por la salida de orejas en la caída, la cala de una zapatilla estaba destrozada, lo que me obligo a esta el Lunes y Martes en el dique seco, sin zapatillas y sin cadena, más que nada porque el lunes, liado con el tema coche………………………..aunque eso es otra historia.

 

Y como dijo MacArthur al salir de Birmania o Terminator : Volveré.

 

Hasta la próxima.

3 comentarios:

salva dijo...

Ya se te echaba de menos, volvemos a las andadas, caguen la leche!!!!!

Si vienes este verano por Zamora da un toque que montamos una ruta buena.

Saludos.

Domingo Giménez dijo...

Qué pedazo de experiencia, esa es de las que no se olvidan ;)

Cuando el camino es duro y complicado se recuerda con más cariño.

SMM dijo...

Salva : Pues si, volvemos a las andadas..........No creo que vaya este año a Zamora, pero lo tenemos en cuenta, nunca se sabe.

Domingo : La verdad, es que el terreno es espectacular y duro, si ademas, le añadimos un plus.......batallita del abuelo.

Gracias por vuestros comentarios.